Lirio de los Valles © 2020 . Sitio web desarrollado por Liriovision Media

  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

Los Inicios

Las raíces de la Iglesia Cristiana Evangélica en Miramar se remontan a los años de la década de 1960, cuando don Rogelio Cob plantó las primeras semillas del evangelio en un pequeño grupo de personas que se empezaron a reunir en su taller de sastrería a compartir estudios bíblicos.

Con el tiempo, ese grupo creció a alrededor de unas 40 personas, quienes adquirieron un pequeño terreno, pero divisiones internas provocaron que el grupo se dividiera en dos facciones. Una, de tendencia Pentecostal, se acercó a la doctrina de la Iglesia Evangélica Nacional, que para fines de la década de los 70 se encontraba bajo el liderazgo de los Hermanos Carlos y Edgar Chacón y el hermano David Barrantes.

En esa época, año de 1979, llegó de la ciudad de Heredia un joven pastor, Fernando Rivera, quien mantuvo la pequeña iglesia en medio de muchas vicisitudes y problemas. Adquirieron un terreno y empezaron a celebrar sus cultos pese a la oposición de muchos de los vecinos que, inclusive, lanzaban piedras y palos a los feligreses. Pese a todo, la iglesia creció y llegó a tener unos 60 miembros adultos, pero la continua presión hasta en un juzgado, provocó que el pastor dimitiera en 1983.

Lo reemplazó el pastor Luis Monge, quien se mantuvo por espacio de 4 años al frente de la Iglesia, hasta que fue reemplazado por el pastor Adrián Rojas. Este tenía la visión de obtener una iglesia más grande (para 2000 almas) y empezó a trabajar en función de esa visión. Pero roces con algunos hermanos de la Iglesia provocaron la ruptura con la Iglesia Nacional y la salida del pastor. Le sucedió en el cargo el hermano Luis Agüero, quien era miembro de la Iglesia, pero su juventud e inexperiencia lo llevaron a abandonar la obra apenas 3 meses después. El pastorado lo recibió el hermano German Espinoza. Bajo su cobertura se trasladó el templo a su ubicación actual y la iglesia experimentó un crecimiento notable hasta llegar, en ocasiones, a la presencia de unas 700 personas (sin contar los niños). Actualmente y luego del fallecimiento del Hno German, la iglesia la pastorea el Hno Martín Ramírez Gatgens. Y por la gracia de Dios seguimos creciendo con el firme deseo de llevar el mensaje de salvación a muchos en nuestra comunidad, nuestro cantón, nuestra provincia, nuestro país y al mundo entero. 

 

Mostrar más